PHOTOPHYTOS

PHOTOPHYTOS

PHOTOPHYTOS.  LAS CICATRICES DEL TIEMPO.

Una vez en su vida florece la Pita, en esos momentos toda la energía de la planta, todo su poder, toda su clorofila se emplea a fondo en la configuración de su vástago, buscando el cielo, buscando la luz, buscando sobresalir para representar su grandeza,  para recoger el enigma de lo invisible, de lo anhelado, de lo único a lo que se puede llegar y ser.

Y esa luz recogida se derrama por toda la planta amortiguando el dolor del fin, de la degradación, impregnada en múltiples pigmentos de óxidos oxidados por el tiempo de lo que se ha visto y ha pasado.

En esos mismos momentos todo comienza a desvanecerse en su interior, en agonía orgullosa de continuar existiendo más allá del propio ser de ser planta grande y altiva.

Todos los colores aparecen, se hacen presentes para acudir al espectáculo del que son protagonistas, actores de una realidad que poco a poco va perdiendo su humedad y poco a poco va arrugándose sin quejido,  absorbiéndose en ella misma,  en su propio recogimiento de luz y color, dibujándose  en  sus  trazos antiguos y deteriorados y en significado de lo que se fue en el escondite de las sombras.

Todas estas fotografías son el resultado de muchos años de pincharme entre las pitas y estas, como todos los seres vivos incluidas las piedras, tienen sus propios juegos y sus propios secretos y cuando quieren muestran y cuando no, ocultan lo que son, lo que han vivido y lo que las ha vivido, lo que las ha marcado y lo que las ha significado.

Son signos ancestrales, sencillos y certeros, cicatrices, secuencias escritas de lo que el tiempo dejó, son pinturas fugaces de oxalatos camuflados y son el paso de lo que ya pasó, de lo que no volverá, porque ya no será lo que es y esa es la maravilla del momento, del irrepetible momento, del irremediable momento, donde todo sigue para seguir dibujando y donde todo muere para nacer y hacer su crecimiento lo más cerca que pueda del sol.

Estas pinturas en las hojas basales de Agave americana están recogidas, fotografiadas, en las piteras de un rincón semiárido y perdido del sureste de la Península Ibérica.


en
Photanica 2011 todos los derechos reservadoscreado en Bluekea